Con todos estos éxitos ocurrió lo que todo el mundo esperaba: el mejor software y el mejor jugador humano se encontraron: se organizó un match de exhibición a dos partidas contra Gary Kasparov. Pero para el programa fue decepcionante. Así se expresaba la revista Scientific American en un artículo titulado A Grandmaster Chess Machine (vol. 263, nº 4, pag. 44-50):

En Octubre de 1989 una versión experimental de seis procesadores de Deep Thought jugó un match de exhibición de dos partidas contra Kasparov en New York City. Aunque la nueva versión era capaz de buscar más de dos millones de posiciones por segundo, Kasparov se deshizo de él con bastante facilidad. El resultado no fue inesperado, pero el juego de Deep Thought fue bastante decepcionante.”

Deep-Kasparov (1)  Deep Thought – Kasparov [B22] Match Nueva York (1), 1989

 En la partida 2, DT no sabía qué hacer con su muy buena posición de apertura. Kasparov poco a poco se hizo con el mando, presionando con calma y cautela y poniendo sus piezas en sus casillas óptimas hasta que la posición estaba madura para el remate. Solo en al movimiento 40 DT comprendió que estaba perdido.” (Peter Jansen)

Kasparov-Deep (2)

Kasparov – Deep Thought [D20] Match Nueva York (2), 1989

 

Caja3

Parece ser que la audiencia explotó en carcajadas ante alguna jugada de Deep Thought. ¿Fue demasiado cruel? Tras ostentosas declaraciones de algunos programadores acerca de la fuerza de su computadora, la comunidad ajedrecística quizá merezca el perdón por haberse permitido tal pequeña revancha. Lo que pudo haber sido más decepcionante en la derrota de Deep Thought fue la forma en que se desarrollaron las partidas. La primera fue, para mí, una típica victoria de un humano sobre una computadora: Kasparov consiguió ventajas posicionales duraderas que fue consolidando y finalmente consiguió inclinar la balanza con una larga secuencia que sólo tuvo un color. La segunda fue muy diferente, con un ataque corto pero intenso ejecutado con precisión por K asparov, pero de nuevo salió a relucir la vieja historia de la computadora demasiado ávida. Pese algunos resultados sensacionales en otros torneos, estas partidas pusieron en evidencia que Deep Thought había progresado poco. En la batalla contra las máquinas el primer duelo se decantó de parte de Kasparov”. (“Kasparov vs Deep Blue”, Daniel King, Ed. Paidotribo)

El ser humano respiró tranquilo ante esta exhibición de su campeón e incluso se permitió alguna broma contra la amenaza artificial (¡que él mismo estaba construyendo!), pero Feng y su equipo aun no habían dicho la última palabra.

En noviembre Deep Thought empata en lo alto de la tabla en el ACM en Reno, Nevada, aunque el titulo se lo adjudica, curiosamente, el programa Hi-Tech de Hans Berliner por mejor desempate. Deep Thought ganó el duelo particular, pero en la última ronda ocurrió un hecho inesperado: perdió su primera partida contra otro programa desde 1986:

Mephisto-Deep

Mephisto – Deep Thought, ACM 1989

5-3_Campbell_Hsu_Berliner_ACM_20_NACCC_Reno_1989_102645329_NEWBORN_lg
La venganza: Hans Berliner (leyendo), Murray Campbell y Feng-hsiung Hsu

La segunda (y tercera) apuesta de Levy

En 1968, el M.I. escocés David Levy se apostó 1250 libras esterlinas contra otros expertos en Inteligencia artificial a que ningún programa de ajedrez le derrotaría en condiciones de torneo durante los siguientes 10 años (los expertos siempre suelen ser muy escépticos, como le ocurrió al Dr. Dreyfus contra MacHack IV).

En 1973 escribió “Claramente ganaré la apuesta y podría ganarla igualmente si el periodo se extiende por otros diez años impulsado por la falta de progreso conceptual durante más de dos décadas; estoy tentado a volver a apostar a que un programa no podrá conseguir el título de Maestro Internacional antes de que cambiemos de siglo y de que la idea de un campeón mundial electrónico pertenece a los libros de ciencia ficción”

Caja4Levy ganó la apuesta, aunque por los pelos. En 1978 derrotó en un match al programa Chess 4.7 por 3,5 a 1,5 (+3 -1 =1), aunque este le puso ya las cosas muy difíciles. Tras el mismo, Levy se empieza a retractar de sus propias palabras:

“He probado que mi valoración en 1968 fue correcta, pero por otra parte, mi oponente en este match ha sido mucho, pero mucho más fuerte que lo que pensé que era posible cuando empecé la apuesta” Y observó lo siguiente: “Ahora ya nada me sorprendería (mucho)”

Para estimular el desarrollo del ajedrez por computadora, Levy ofreció mil dólares a los autores del primer programa que lo vencieran en un match a cuatro o seis partidas La revista OMNI añadió 4,000 dólares para un total de 5,000. No es de extrañar que el equipo de Deep Thought no tardara en retar al MI escocés ante tan suculenta bolsa. Se estipuló un encuentro a 4 partidas entre los días 12 y 13 de diciembre de 1989 en la quinta planta en las oficinas de la British Computer Society en Londres.

Mientras el MI David Levy no había competido de forma seria durante los últimos diez años, Deep Thought venía de una reciente experiencia en un match contra Kasparov y de una brillante participación en la ACM de 1989, tras lo cual ya se habían hecho las correcciones necesarias. Estaba representado y operado por Peter Jansen, que más tarde le dijo a Levy que 30 nuevos términos de evaluación  habían sido añadidos al programa prioritariamente para este match.

El encuentro resultó ser el último capítulo sobre la apuesta de Levy. Tras sus victorias sobre Chess 4.7 en 1978 y Cray Blitz en 1984, y a pesar de su preparación con Danny Kopec, estaba demasiado “oxidado” y cometió muchos errores estrellándose por 0-4. Deep Thought ganó el premio de $5,000, dándole  $1,000 a Levy

 Levy-Deep (1)Levy – Deep Thought , Match (1) 1989
Deep Thought – Levy, Match (2) 1989
Levy – Deep Thought, Match (3) 1989
Deep Thought – Levy, Match (4) 1989

La tercera apuesta de Levy

David Levy nunca demostró ser un gran adivinador del futuro. En 1996, la revista Popular Science le preguntó a Levy sobre el resultado del primer encuentro de Garry Kasparov contra Deep Blue Levy dijo confiado: Kasparov puede ganar el match 6 a 0 si lo desea Estoy convencido y pongo mi vida en ello” De hecho, Kasparov perdió la primera partida aunque a la postre ganó el match por 4-2 El siguiente año, sin embargo, perdió su histórico match 2,5-3,5. Pensamos que Levy no “pagó” el precio de esta tercera apuesta…….

Descargar las partidas de esta entrada en PNG aquí.

 Ver la primera entrega: Programas míticos: Deep Thought (I) – Los humanos tiemblan.

 Próxima y última entrega: IBM y Deep Blue en el horizonte, pero antes… Karpov.

 Compujedrez 2016